Hello, there, kids, it’s your old friend, Captain Beefheart!

Nunca he tenido especial talento para la música, lo reconozco. Yo fui uno de esos niños que en los recitales de música del colegio colocaban en la parte trasera con la condición de que no cantara muy alto, no fuera a ser que mis berridos arruinaran la armonía del resto de voces prepúberes. Una crítica tan directa puede ser muy dolorosa para un niño, especialmente cuando en esa edad tan temprana una ineptitud tan estúpida como ésta supone... Read More

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR