Todas las drogas de “El lobo de Wall Street”

Sólo hay una cosa más representativa que el oso y el toro cuando se habla de Wall Street, el uso de drogas. Como decía Javi Chispes con el grupo “La Furia” en su versión, más bien libre, de la canción “Koka Kola” de Los Clash:

 

Así es la ley, en la jungla del poder,

El tiempo es oro, que no hay que perder,

La coca es vida, cuando vivir es competir.

Coca-cola, negocios y cocaína,

Narcotraficantes de oficina,

Las luces de neón lo dicen,

Lo nuestro es un asunto de narices.

 

No veo una forma mejor de ponerlo tan claro en tan pocas palabras; una vida de excesos como la que todo buen bróker aspira a tener no podría estar completa sin el uso (y abuso) de sustancias psicoactivas para poder lidiar con el estrés y la falta de sueño.

Y aunque la droga por excelencia en este ambiente siempre ha sido la cocaína, desde principios de los 80 han existido otras sustancias que han ayudado a especiar la vida en Wall Street. Y qué mejor que utilizar como ejemplo la película “El Lobo de Wall Street”, para hacernos una idea de algunos de los fármacos de los que se hacía uso en este mundillo allá por los años 80.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Quaaludes

El mismo Jordan Belfort – interpretado en la película por DiCaprio – nos cuenta un resumen de la historia de este fármaco mientras vemos los efectos del mismo sobre Donnie – el personaje interpretado por Jonah Hill.

“El quaalude, o lude como se le suele llamar vulgarmente, fue sintetizado por primera vez en 1951 por un doctor indio como un sedante, y fue prescrito para tratar a amas de casa estresadas con trastornos del sueño. Pero muy pronto, alguien se dió cuenta de que si resistes las ganas de dormir solamente por 15 minutos, se consigue un buen subidón. La gente no tardó en abusar de los “ludes”, por supuesto, y en 1982, el gobierno de los Estados Unidos, junto con el resto del mundo, los incluyeron en la Categoría I (de sustancias controladas)”.

(La traducción es mía, así que puede que no se parezca mucho a la de la versión en castellano, lo siento).

De nuevo, tal como cuenta el mismo Jordan Belfort en su biografía:

“De repente una sensación de calor se elevó por mi espina dorsal, como una agradable sensación de hormigueo que fue rebotando a través de cada molécula de mi cuerpo. El auricular del teléfono se encontraba todavía en mi oído y yo quería decirle a Rocco que viniera a recogerme al Country Club de Brookville, pero no pude hacer que mis labios se movieran. Era como si mi cerebro estuviera enviando señales, pero éstas estuvieran siendo interceptadas. Me sentía paralizado y me sentí maravillosamente. Me quedé mirando la cara de metal brillante del teléfono y ladeé la cabeza hacia un lado, tratando de encontrar mi propio reflejo…”

 

En resumen, el compuesto activo de estas pastillas blancas que Jordan Belfort (me imagino que como muchos otros en aquella época) come como si fueran caramelos es la metacualona, un sedante de efectos hipnóticos similares a los barbitúricos, aunque entre sus efectos también se incluyen euforia, aumento del deseo sexual y parestesia (adormecimiento y hormigueo en pies y manos).

 

Wolf of wall street

 

Adderall

El Adderall es una mezcla racémica de anfetamina y dextroanfetamina. La misma pastillita que toman los chavales con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y los narcolépticos, mantiene a los corredores de bolsa despiertos, centrados y activos recibiendo llamadas y corriendo como locos por los pasillos.

Este medicamento, que también ha ganado popularidad recientemente como potenciador del rendimiento intelectual, presenta efectos muy similares a la metanfetamina, a saber, efectos estimulantes, anoréxicos y potenciadores de la capacidad de atención, aunque, en dosis elevadas, las anfetaminas pueden producir problemas cardíacos, trastornos del sueño (una noche comiendo techo), adicción y tras consumos crónicos, psicosis anfetamínica, caracterizado por alucinaciones (visuales y auditivas) y paranoia.

 

Xanax

Xanax es el nombre comercial del Alprazolam, un sedante de la familia de las benzodiacepinas, con efectos depresores del sistema nervioso central con una potencia 10 veces superior al diazepam, pero con una vida media en el organismo más corta.

El Alprazolam suele recetarse como remedio para ataques de pánico y crisis de ansiedad, como en casos de agorafobia. Y como el resto de las benzodiacepinas, el Aprazolam produce dependencia física y psicológica, así como, tras consumos crónicos, depresión, deficiencias en las habilidades cognitivas, cambios de humor y problemas de memoria (entre otros). Vamos, toda una joya…

 

Marihuana

Después de un duro día de trabajo (o de juerga) bajo los efectos de algún que otro estimulante, hace falta una ayudita para calmarse y poder dormir. La marihuana ha sido la solución para este problema de mucha gente, entre ellos algunos brokers, aunque, en general, no suele estar asociada con esta profesión.

El efecto que se busca, en este caso, es la relajación para reducir la ansiedad producida por las anfetaminas o la cocaína (especialmente durante las “bajadas”), pero el uso combinado de estimulantes y cannabis en el caso de que se padezca de problemas cardíacos es peligroso, ya que la marihuana, al igual que la mayoría de los estimulantes, también puede producir taquicardia.

El compuesto activo de la marihuana es el THC (tetrahidrocannabinol), pero existe cierto consenso en la idea de que diferentes variedades de cannabis producen diferentes efectos (euforizante en el caso de las sativas y más relajante para el caso de las índicas), por lo que es posible que existan otros compuestos activos en la planta con diferentes propiedades.

 

Wolf-Of-Wall-Street

 

Cocaína

La cocaina, o benzoilmetilecgonina por su nombre científico, ha sido la droga por excelencia en Wall Street desde los años 70. Muy útil para mantener el ritmo ajetreado que este estilo de vida requiere y para permitir a los brokers mantenerse despiertos.

La benzoilmetilecgonina es, citando a los expertos de Energy Control:

“(…) un estimulante de acción rápida, intensa y de corta duración. Los efectos aparecen rápido y duran entre 30 y 45 minutos, si bien la estimulación puede alargarse durante más tiempo. (…) Entre sus efectos principales destacan euforia, ausencia de fatiga, sueño y de hambre, disminución de las inhibiciones, aceleración del ritmo cardíaco y aumento de la presión arterial y sensación de bienestar.”

Los expertos en reducción de riesgos también nos alertan de su consumo a largo plazo:

“El consumo repetido y prolongado de cocaína puede derivar en diversas complicaciones físicas (cardiopatías, infarto cerebral…) y psicológicas (crisis de ansiedad, psicosis tóxica…).”

Pero siguiendo nuestra política, ni se promociona ni se condena el uso de ninguna sustancia, así que cada uno es mayorcito para hacer lo que quiera con su cuerpo, pero aconsejamos que se haga siempre con cuidado e información.

Gracias, como siempre, a Alejo Alberdi por recordarnos que nos habíamos olvidado del crack, un pariente cercano de la cocaína.

El crack es una mezcla de pasta base de cocaína con bicarbonato de sodio que suele consumirse fumada, en lugar de por vía nasal tal como suele ser costumbre para el caso de la cocaína, la cual, en cambio, no se vaporiza hasta relativamente altas temperaturas (unos 197ºC) impidiendo que pueda fumarse tan fácilmente.

Los efectos del crack se asemejan a los de la cocaína, salvo que, debido a su forma de consumo, incluye un riesgo añadido al sistema respiratorio. El crack es altamente adictivo y puede provocar, tras consumos crónicos, paranoias, alucinaciones y pérdida de memoria.

El crack es una droga que experimentó un auge de consumo significativo en norteamerica a mediados de los 80. Esta sustancia ha sido, desde entonces, asociada a ambientes marginales y clases bajas debido a su alta toxicidad y a su relativamente bajo coste tanto de producción como de venta.

Morfina

Y por último, pero no menos importante, la morfina, la madre de todos los narcóticos.

La morfina fue aislada de la flor de la adormidera por primera vez por el farmacéutico alemán Friedrich W. A. Sertürner entre 1805 y 1817, quien la bautizó de esa forma en honor al dios griego de los sueños, Morfeo. Tras la aparición de las agujas hipodérmicas en 1843, comenzó el consumo por vía intravenosa, que presenta efectos mucho más rápidos y más intensos que los producidos por vía oral.

La morfina fue utilizada como anestésico, antitusivo, antidiarréico y como remedio para problemas respiratorios, pero pronto se descubrió que su uso generaba tolerancia y adicción.

 

Jarabe calmante de la Señora Winslow a base de sulfato de morfina

Jarabe calmante de la Señora Winslow a base de sulfato de morfina

 

En 1883, se sintetizó la diacetilmorfina, que fue comercializada como un sustituto  de la morfina, pero con un supuesto poder adictivo menor. En honor a esta propiedad milagrosa, la nueva sustancia fue bautizada como “heroína”.

Estas son todas drogas que se mencionan en la película, pero, como con la mayoría de las tendencias en cuanto al consumo de sustancias psicoactivas, los usuarios siempre se han movido por modas ante la aparición de nuevas sustancias y por la disponibilidad en cada momento. Por ello tampoco habría que olvidarse de otros fármacos que también han sido utilizados en Wall Street como el GHB, el metilfenidato (Ritalin) y el éxtasis, que como nos muestra este gráfico, también han tenido sus momentos de popularidad a partir de los años 90.

 

Fuente: Business Insider (traducción propia)

Fuente: Business Insider (traducción propia)

 

Share

Comentarios
3 Respuestas a “Todas las drogas de “El lobo de Wall Street””
  1. alejoalberdi dice:

    Sólo te has dejado en el tintero el crack, base de cocaína para fumar que da pie a una simpática secuencia de la película

Trackbacks
¿Qué dice la gente?
  1. […] Todas las drogas de "El lobo de Wall Street". […]



Cuéntanos qué te ha parecido

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR